Reflexiones acerca de la ley 69 de 2013

La arrogancia del gobierno y los “enemigos del gobierno”

El gobierno JAMAS se equivoca! Toda acción en contra siempre es una “jugada” de la “opo”. Ese es la única respuesta a los desaciertos que hace el gobierno. Ocurrió con la represa de los indígenas y con el asunto de la Zona Libre (ZL).  En las cuatro oraciones anteriores describo las peores acciones de mi gobierno en estos últimos 4 años.

No tengo nada más que decir del gobierno!

La labor del médico

Las 2 faenas del médico

Todo médico (sin importar la especialidad) realiza por lo menos 2 faenas: una que es identificar el daño que ocurre en el cuerpo paciente (lesión o enfermedad) y la otra es hacer algo para reparar o evitar la expansión del daño. A la primera se le llama “diagnóstico”, a la segunda “tratamiento”. Y podríamos añadir una tercera que es el pronóstico.

En las secciones siguientes voy describirles el trabajo de los médicos para que se entiendan los motivos de los médicos y lo voy a contrastar con la ficción de las películas y las noveltas

Diagnóstico y tratamiento: La ficción versus la vida real

Aunque suena como sencillito esos 2 negocios (diagnóstico y tratamiento), son a veces es muy fácil y otras veces no.  Voy a exponer varios casos comunes donde se ejemplifica esto:  una pneumonía, un paciente abaleado y otro con cáncer.

Pneumonía

La neumonía es una inflamación del pulmón. En la gran mayoría de los casos causados por un microorganismo infeccioso. En la tele no veo mucho neumonías. En las faenas diarias del médico, son bastante frecuentes. El médico además de diagnosticarla, debe valorar qué tratamiento dar y si el mismo puede ser dado en casa o requiere que el paciente se hospitalice.

El paciente abaleado

En las películas y las telenovelas al abalear a alguien basta y sobra con extraer la bala de cuerpo para salvarle la vida: eso suena como fácil. En la vida real hay que evaluar el daño hecho por la bala y repararlo. Es decir, la bala hace un agujero o “trayecto” (que va desde la entrada a la salida, si es que sale) que destruye todas las estructuras a su paso o trayecto,

La evaluación inicial del paciente la hace el médico general. El debe evaluar en primera instancia debe evaluar el estado general del paciente y estabilizarlo (que respire y tenga pulso). Luego debe valorar que estructuras están dañadas por el trayecto de la bala mediante la anamnesis (el relato de los eventos hecho por el paciente o testigos), examen físico, exámenes de laboratorio, de imágenes u otros que éste estime pertinente.  Y de este modo llamar al cirujano correspondiente o no (bastante raro no operar) : cirujano general para el abdomen, cirujano torácico para el tórax, oftalmólogo para el ojo, ORL para la cara y el cuello, ortopeda para extremidades y neurocirujano para cabeza y columna.

Después el cirujano correspondiente  toma el caso, debe valorar éste en detalle fino mediante otras técnicas diagnósticas  más sofisticadas, si existen en la instalación de salud y el estado del paciente así lo permite. De este modo, se planea la operación en el tiempo que el médico cirujano estime oportuno (basado en su experiencia y estudios) para reparar de manera definitiva el daño. Una vez hecha la cirugía, el paciente requerirá estar en sala hasta que no haya más que el paciente regrese a su casa (puede demorar de pocos días a varios meses)

El paciente con cáncer

En la tele, el paciente con cáncer es una sentencia de muerte! En la vida real, no siempre es así. Lo más importante es valorar el origen, la extensión y el comportamiento del tejido cancerígeno (número de cromosomas, proteínas que expresa, forma de las células, etc).

Con esa información el médico puede decir dar tratamiento adecuado e incluso predecir la probabilidad de que el paciente pueda o no sobrevivir. Los niños con leucemia (un cáncer que se origina en la sangre) en su mayoría tienen un excelente pronóstico.

El desdén a los médicos generales

Habiendo leído lo arriba descrito, no he escuchado a nadie hablar del desdén al médico general. Los médicos general y de familia son los médicos más importantes en el sistema de salud, pues ellos están en contacto directo con la población. En los 3 casos anteriores, el médico general y el médico de familia son los primeros que tienen contacto con los tres “casos ejemplares” arriba descritos.

Hay un afán para educar especialistas, pero los médicos generales todo mundo los mira feo! Aunque existen 2 especialidades que reciben al paciente virgen: la medicina de urgencias y la medicina familiar, no he visto a nadie que hable acerca de la formación continua de los médicos generales o de la labor que ellos realizan. Siendo médico general, les digo que jamás conseguí trabajo en el gobierno, porque no tenía “palanca”.

Aunque reconozco que se requieren más especialistas en el interior, me parece ridículo que hayan especialistas en la uña del dedo gordo del pie, cuando se requieren especialistas “básicos” en aquellas tierras como un gineco-obstetra, un cirujano general o un internista.  No entiendo porque un médico general no puede manejar enfermedades crónicas como la hipertensión, asma o diabetes.

Nadie habla de las laaaaaaaargas filas para conseguir cupo en los centros de salud, pero que carajo importan los médicos generales… solo los especialistas cuentan!

El cuco del interior

Laurentino Ñito Cortizo en su cuenta de Facebook, explica que en todas la administración actual del sistema de salud juega al papel de Poncio Pilato cuando se trata de los problemas de salud y le echa toda la culpa al “personal de salud” y le cito:  “… dejándonos a los profesionales con la tarea de “resolver” las deficiencias en insumos, en equipos, en infraestructura y en materia de formación continuada. NUESTRA RESPONSABILIDAD es ofrecer atención con la mayor calidad, la del ESTADO es ofrecer los medios para lograr ese cometido…”.

Yo estoy en desacuerdo con solamente responsabilizar a la “administración actual”, ya que este es un problema de larguísima data. La administración actual solo lo ha seguido. La capital carece de insumos y si allí llueve, allá en el interior no escampa.

Yo tengo idoneidad como médico, y en mi segundo año en la gran ciudad de Chitré, vi como el salón de operaciones cerraba en múltiples ocasiones y como se realizaban cirugías con implementos de sexta (por que no llegan ni quinta categoría).

Aun más, hace como un año atrás, Xaens-Llorens PROHIBIÓ a los empleados de la Caja hablar de desabastecimiento en público, so pena de sanciones administrativa<-Creo que eso todavía sigue en pie!

Ciudadanos de segunda categoría?

Y finalmente culmino con el establecimiento de especialistas de segunda categoría, los cuales según el artículo 13, dichos profesionales CARECEN de jubilación lo que según el jurista Italo Antonori parecen ser inconstitucionales, pues este artículo parece contradecir a los artículos 67, 113 y 114 de la constitución. El dice “parecen”, porque solamente la pleno de la corte puede decretar la inconstitucionalidad de una ley (él cita a los artículos 206 numeral 1 de la constitución y artículo 2559 del código judicial).

Conclusiones

  1. Dar a conocer detalles de la rutina de los médicos.
  2. Mejorar las condiciones de los médicos generales en el interior.
  3. Contratar y entrenar especialistas “basicos” y de atención directa (urgencias y medicina familiar) por cierta densidad poblacional
  4. Dar a conocer las deficiencias de insumos y asignar plata para eso!
  5. Modificar el artículo 13, pues según Antinori tiene cierto olor a inconstitucionalidad.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s